COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los accidentes domésticos son la principal consulta pediátrica en niños menores a 5 años, pero aunque sean los más pequeños quienes los sufren con mayor frecuencia, todos los miembros de la familia tienen mismas posibilidades de sufrir un incidente.

Pero, ¿cuáles son los accidentes más comunes dentro de una casa? Los incendios y las quemaduras indudablemente encabezan la lista. Los cortes y las caídas son también frecuentes motivo de consulta en los hospitales, y del mismo modo que las intoxicaciones o asfixias.

Quemaduras e incendios

Manipular ollas y sartenes calientes sin guantes, la colilla de un cigarrilo en el lugar incorrecto, un enchufe sobrecargado o desatender las brasas a la hora de la sobremesa de un asado, son descuidos que podrían ocasionar quemaduras, o incluso un incendio. Y todos ellos son escenarios que podrían volverse más seguros con muy pocos elementos de bajo costo económico.

El asado, la reunión de familia y amigos alrededor de la parrilla, es algo que está incorporado al ADN de los argentinos. Sin embargo, la necesidad de tener un matafuegos en el quincho no lo está. Este simple hecho, el tener un extintor a mano para sofocar un incipiente incendio, podría ser la diferencia entre un pequeño susto o la pérdida de bienes si el fuego se sale de control.

Desde Seguridad Detroit, una empresa local especialista en seguridad industrial, señalan que si bien el foco de atención siempre debe estar puesto en la prevención, remarcan la importancia de contar los elementos apropiados para intervenir ante un accidente. En este caso, tener un matafuegos en el hogar para realizar una primera intervención sobre el foco ígneo antes de que se convierta en un incendio de mayores proporciones.

"Alcanza con tener un matafuego de un kilo, como los que llevamos en el auto, que es fácil de manipular, aunque lo recomendable es tener uno de 2,5 kg", indicaron, y resaltaron la importancia de que la carga no esté vencida.


"El matafuego tiene que ser triclase, que sofoque los tres tipos de fuego: los Clase A, que son alimentados por combustibles sólidos; Clase B, alimentados por combustibles líquidos y gaseosos; y los Clase C, provocados por desperfectos eléctricos", explicaron. Además valoraron la importancia de conocer cómo usarlos, asesoramiento profesional que brindan de manera gratuita en su local de Rivadavia 1501, en Comodoro Rivadavia, por correo electrónico a info@seguridaddetroit.com.ar o a traves en sus redes sociales (Facebook e Instagram).

En el caso de prenderse fuego superficies con grasas y aceites, este tipo de matafuego permite una primera intervención si recién se originan, pero los apropiados para intervenir sobre ellos son Clase K.