COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Existen muchas opciones a la hora de elegir la forma de calefaccionar una casa. Radiadores, aire caliente, losa radiante, calefactores a gas y hogares a leña. Sin dudas estos últimos tienen una particularidad que los hace atractivos y únicos. Podría ser por el efecto hipnótico y relajante de las llamas del fuego, o porque crean un ambiente cálido y mucho más romántico que un radiador. Sea cual sea el motivo por el cual se prefiere un hogar a leña, lo importante al elegirlo es priorizar la seguridad de la familia y la eficiencia calórica.

Y en este aspecto, los hogares BOSCA son líderes mundiales ya que son los de menor consumo. Se trata de hogares con exclusivos ladrillos refractarios diseñados para emitir calor por mucho más tiempo después de consumida la leña. Los calefactores Bosca están libres de generar contaminación dentro del hogar. Además, el exclusivo sistema de combustión Air Jet System hace que cuenten con los más bajos niveles de emisión de material particulado, certificado bajo los estándares de la Environmental Protection Agency (EPA) y contando con las certificaciones ambientales de EEUU y CE (Comunidad Económica Europea).

En el local de Av.Yrigoyen 3076 -Comodoro Rivadavia- de Hierromad Austral, personal especializado brinda el asesoramiento y calcula las calorías necesarias -y por ende el modelo apropiado- para calefaccionar cualquier ambiente.

 

 

CÓMO ES POSIBLE UNA COMBUSTIÓN EFICIENTE

Toda combustión está regida por el triángulo de fuego, en el que intervienen tres elementos: aire, combustible y calor inicial. La combustión en doble cámara, como la que utilizan los hogares Bosca, es la más eficiente de todas, ya que se obliga a los gases y al aire caliente resultantes de la reacción a pasar por segunda vez por la cámara de combustión, . Es decir, el triángulo de fuego se optimiza.

Esto permite, además, tener aire limpio tanto en el interior como en el exterior de la vivienda.

 

 

Además, es una una cámara de combustión lenta, porque se fuerza el aire caliente a permanecer el mayor tiempo posible dentro de las cámaras, una vez que está bien encendido el calefactor. Con esto se frena la velocidad de la combustión y hace que la leña demore más tiempo en quemarse, produciendo economía de combustible. La velocidad de la combustión se regula y permite el mayor o menor ingreso de aire fresco, usando las presiones negativas que se producen en el interior, al tratar de escapar el aire caliente.

Por eso se dice que los calefactores Bosca "queman su propio humo limpiando el aire".

Con diseños elegantes, sobrios y modernos, Bosca ofrece bajo consumo de leña por combustión controlada -una carga dura largas horas- y seguridad y tranquilidad para toda la familia, ya que su caja de fuego hermética no emite gases ni fuego al ambiente y el cristal termocerámico resistente a altas temperaturas.