COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Al momento de planificar un viaje en auto, ya sea para ir de vacaciones con la familia, una escapada de fin de semana o un viaje por trabajo, hay varias cosas a tener en cuenta para garantizar la seguridad de los pasajeros durante la travesía. Algunos revisan el funcionamiento de los frenos, el motor, chequean tener toda la documentación, pero se olvidan de los neumáticos.

Los neumáticos son un elemento fundamental para asegurar la estabilidad del rodado, porque "si no tienen buena adherencia no hay nada que lo sostenga al suelo", explica Federico Perez Egiazu, de JB Neumáticos -representante de Michelin- ubicado en Av. Yrigoyen 3150 en Comodoro Rivadavia.

De quienes se acuerdan de los neumáticos previo a un viaje, muchos no hacen más que una revisión de la presión del aire. Sin embargo, es importante para la adherencia y la estabilidad realizar otras verificaciones:

Tren delantero: una revisión integral del tren delantero permite encontrar alguna falla y corregirla antes de sea notada cuando el auto no responde como debiera ante alguna maniobra, con la consecuente peligrosidad que esto conlleva.

Suspensión: no solamente permite tener un viaje más confortable, sino que influye en la maniobrabilidad del rodado, lo que puede significar la diferencia entre un sobresalto o un accidente vial

Frenos: el funcionamiento de los frenos tiene que ver con el estado de los neumáticos y los componentes propios de este sistema. Es importante revisar que estén en condiciones y que ambos lados del vehículo frenen de manera pareja.

Neumáticos: el estado del caucho es crucial para que el "agarre" sea el óptimo, tanto en superficie secas como mojadas. Un neumático en malas condiciones, además sufre roturas y pinchaduras más frecuentes en caminos irregulares, y tiene menos adherencia a altas velocidades, como las alcanzadas en ruta.

Alineación y balanceo: Esto debe realizarse cada vez que se colocan neumáticos nuevos, pero también cada 8.000 o 10.000 km y es fundamental realizarlo andes de viajar. En un vehículo bien alineado y balanceado, los neumáticos se gastan de manera pareja, y el andar es suave.

"Lo ideal es hacer la revisión del tren delantero con varios días de antelación, por si surge la necesidad de realizar alguna corrección", sugiere Perez Egiazu, y además "verificar el estado de los neumáticos".

En este sentido, indicó que "la duración de un neumático depende de la calidad del caucho, que es lo que extiende su vida útil", y es lo que asegura el agarre y el comportamiento durante maniobras y frenado. Así, mencionó como ejemplo el modelo Primacy 4 de Michelin, que compensa el valor algo más elevado que el de sus competidores porque "dura un 30% más que esos otros neumáticos, y además en suelo mojado frena 5.4 mts antes cuando es nuevo, y 7.4 mts antes cuando ya tiene algo más de uso".