El jugador de vóley surgido en Esquel, Pablo Guzmán se encontraba en Limassol, tras 10 meses defendiendo la camiseta del equipo de Chipre, donde lo sorprendió el COVID, temporada que fue suspendida y anticipo el regresó a Chubut. Hoy junto a sus padres se encuentra en cuarentena y espera las ofertas para continuar su carrera en el vóley nacional. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA