El clásico entre Newbery y Huracán terminó caliente en el estadio municipal. Luego del pitazo final, los jugadores, cuerpo técnico y algunos dirigentes se acercaron al juez Danilo Viola para reclamarle su desempeño en el partido.

Luego de algunos insultos, empujones y reclamos, la policía llegó para custodiar al árbitro y llevarlo hacia el vestuario. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA