En una de las pruebas previas a la final, la canoa de la oceánica sufrió un duro golpe en uno de sus extremos y había que repararlo de la manera que sea.

A Fox y a su equipo técnico se les ocurrió la brillante idea de utilizar un preservativo para solucionar el problema. "Muy flexible y fuerte", escribió la campeona olímpica en su cuenta de Instagram, mientras mostraba el improvisado método de arreglo al que accedieron. TERMINA DE LEER ESTA NOTA  HACIENDO CLICK ACA