BUENOS AIRES - Las puertas de la Casa Rosada se abrieron puntual a las 6 de la mañana de este jueves para despedir los restos de Diego Armando Maradona, quien falleció el miércoles a los 60 años.

Tras la despedida íntima de su familia y de un grupo cercano al astro, entre los que se encontraban futbolistas, ex jugadores y hasta el jefe de la barra brava de Boca, Rafael Di Zeo, comenzaron a ingresar a la Casa de Gobierno quienes quieren darle el último adiós al Diez.

Inmediatamente después de que se abrieron las puertas, se produjo un pequeño incidente con un grupo de personas que intentaron derribar las vallas de contención y se enfrentó a la Policía.

La zona de la Plaza de Mayo quedó desbordada desde la madrugada. Anoche a última hora comenzaron a acercarse aquellos fieles para darle el último adiós a Diego Armando Maradona. El Gobierno Nacional se encargó del operativo de seguridad para vallar la Casa Rosada y acondicionar el salón donde desde muy temprano se acercó la familia del astro futbolístico para una ceremonia íntima.

En las primeras horas de la madrugada ya una multitud hacía fila para ingresar al salón donde descansa el ídolo mundial. Poco antes de las 7 de la mañana, la cantidad de gente era incontable. La fila llegaba hasta la Avenida 9 de Julio.

Quienes quieran despedirse en forma presencial de Diego podrán trasladarse a la Casa Rosada caminando desde la avenida 9 de Julio por la Avenida de Mayo, cruzar la Plaza e ingresar a Gobierno por la puerta de Balcarce 50. Por indicación de la familia, el velorio es a cajón cerrado y se extenderá hasta hoy las 16.

Una multitud despide a Diego Maradona en la Casa Rosada

Pasada la medianoche Claudia Villafañe, Dalma y Giannina Maradona llegaron a Casa Rosada para aguardar la llegada del cuerpo del ídolo mundial. Se sumó su otra hija, Jana Maradona, Veronica Ojeda y su hijo Dieguito Fernando para la despedida íntima del entorno del 10. Participaron miembros del equipo campeón de México 86: Oscar Ruggeri, Sergio Batista, Julio “Vasco” Olarticoechea, Jorge Burruchaga, Ricardo Giusti, Carlos Tapia y Oscar Garré; ex jugadores y actuales de Boca Juniors: Carlos Tévez, Rolando Schiavi, Martín Palermo y Ramón Ábila.

Una multitud despide a Diego Maradona en la Casa Rosada

De los jugadores a los que dirigió en la Selección Argentina, además de Tévez y Palermo, pasadas las cuatro de la mañana llegó el ex capitán Javier Mascherano. Del velorio íntimo también fueron parte Guillermo Coppola y el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Claudio “Chiqui” Tapia. No obstante, se lo vio a ingresar a Casa Rosada al líder de La 12, Rafael Di Zeo.

A las cuatro de la mañana una escena que tuvo como protagonista a Rocío Oliva revivió una vez más la disputa familiar del entorno del astro. A la última pareja de Maradona se le negó el ingreso a Casa Rosada. “Me dijeron que venga a las siete de la mañana cuando entre toda la gente”, comentó en diálogo con la prensa y apuntó a la familia de Diego: “Toda la maldad que hacen se paga, así les va a ir a todos”.

 Rocío Oliva le negaron el ingreso a Casa Rosada (Tony Gomez)
Rocío Oliva le negaron el ingreso a Casa Rosada (Tony Gomez)

Mientras tanto en las afueras de la casa de Gobierno una multitud aguardó varias horas. Hinchas de diversos equipos del fútbol argentino, personas con camisetas del Seleccionado Nacional e incluso la barra brava de Boca -”La 12”- fueron parte de la vigilia.

La dificultad que tiene esta ceremonia fúnebre es la exigencia del distanciamiento social, considerando que esperan la llegada de al menos un millón de personas.

Según trascendió, personal de la Casa Rosada está dedicado a pedir la distancia de protocolo en las filas una vez adentro. Afuera, el personal de seguridad está dedicado a esa tarea, aunque con menos exigencia, ya que están al aire libre. El operativo entre la Policía de la Ciudad y la Federal incluye 1500 efectivos y un vallado desde la 9 de Julio hasta la Casa de Gobierno.

Para los que quieran despedirse por televisión, la transmisión está asegurada en directo y en forma ininterrumpida mientras dure el velorio. La productora La Corte, con su experiencia de más de 30 años en producción y distribución de imágenes, está encargada de la tarea. Son entre 10 y 12 cámaras colocadas para que los televidentes no pierdan detalles de lo que son las exequias de mayor trascendencia desde la Argentina, en el mundo.