Una jugadora de voley de la selección de Serbia fue sancionada por dos partidos y con una multa de 22 mil dólares a la federación luego de hacer un gesto racista en medio del partido que enfrentaba a su equipo contra el combinado de Tailandia.

Sanja Djurdjevic, líbero del seleccionado europeo, hizo un gesto de 'ojos achinados' luego de un punto ganado en el cotejo correspondiente a la Liga de Naciones de vóleibol.

La mujer, de 24 años, pidió disculpas en sus redes sociales pero igualmente recibió la sanción por parte de la Federación Internacional (FIVB).

"Soy consciente de mi error e inmediatamente después del partido me disculpé con toda la selección de Tailandia. Solo quería dirigirme a mis compañeras como que íbamos a jugar, a defender como ellas, no quise faltarle el respeto a nadie", explicó Djurdjevic en sus redes.

Las imágenes de la transmisión oficial la mostraron estirándose los ojos con los dedos, lo que desencadenó una ola de críticas y peticiones online para que fuera multada por su comportamiento.

"Se donará a una causa dedicada a combatir el comportamiento discriminatorio y/o financiar programas educativos sobre sensibilidad cultural", afirmó la FIVB en relación a la multa económica que deberá pagar la Federación Serbia.

Por su parte, desde el seleccionado emitieron un descargo en Facebook, en el que pidieron "sinceras disculpas" al equipo de Tailandia, aunque aseguraron que Sanja Djurdjevic "no quiso faltar el respeto".

"Por supuesto, fue una lástima. Todo terminó como un simple malentendido, en un ambiente amistoso entre las jugadoras de ambos equipos", cerraron.