BUENOS AIRES (ADNSUR) - La muerte de Kobe Bryant conmocionó al mundo del deporte pero también reflotó un viejo antecedente que opacó su carrera deportiva.

En 2003, cuando el basquetbolista tenía 24 años, fue denunciado por violación. Katelyn Faber, de 19 años y empleada de un hotel-spa de Eagle, Colorado, aseguró que el jugador la había forzado a tener relaciones sexuales sin su consentimiento. 

Según declararon ambos, él pidió a la joven que le enseñara las instalaciones, la invitó a su habitación y allí se besaron. Pero las versiones sobre lo que pasó después fueron diferentes. La joven aseguró que Kobe la agarró del cuello y abusó sexualmente de ella.

La estrella de Los Angeles Lakers, por su parte, aseguró que no habían tenido relaciones sexuales, pero luego se retractó cuando la policía le informó que habían extraído de la joven restos de su ADN, aunque negó que fuera sin el consentimiento de la muchacha.

Kobe Bryant se alojaba en el hotel mientras se recuperaba de una operación de rodilla y por el hecho fue llevado a juicio, pero una semana antes la denunciante decidió retirar los cargos penales.

Según se confirmó ambos firmaron un acuerdo confidencial que alcanzó los 25 millones de dólares.