Luca Güerci tiene 11 años y juega para la 10ma de Alumni. Hace pocos días sufrió el fallecimiento de su madre, pero de todos modos decidió estar en el partido de su categoría. Entró, metió un gol y se lo dedicó a ella.

Al finalizar el encuentro, el nene realizó una dedicatoria especial y los jugadores rivales se acercaron a abrazarlo y consolarlo. La historia por estas horas es viral en las redes sociales.

Tweet de Paul Tutiven Fuentes
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!