El futbolistas de la Selección masculina Renzo Saravia fue denunciado por romper la cuarentena obligatoria contra la pandemia del coronavirus y causó que al menos otros 22 vecinos de su ciudad natal cordobesa, Villa María de Río Seco, fueran aislados preventivamente.

Si trascendió este lunes, el episodio se produjo el pasado jueves, cuando Saravia, actual jugador del Inter de Porto Alegre conducido por el argentino Eduardo Coudet, viajó desde la capital de Córdoba hasta la localidad de Villa María, en el departamento norteño de Río Seco, para visitar a su familia, debido a una enfermedad de su padre.

Según consignó la agencia Télam, el comisario local Andrés González detalló que el futbolista cordobés tenía autorización de circulación para visitar a su padre, que padece problemas de salud. Sin embargo, durante el tiempo que estuvo allí, Saravia recibió la visita de una veintena de personas que quisieron sacarse fotos con el futbolista.

Por esa razón, el Comité Operativo de Emergencia (COE), una vez que tomó conocimiento de la situación, activó el protocolo para el Covid-19 y resolvió poner en aislamiento preventivo a quienes habían tenido contacto con Saravia, incluso con la realización del hisopado correspondiente.

A través de las redes sociales, otro grupo de vecinos denunció que Saravia pasó por una carnicería y organizó un asado para algunos amigos y familiares. La investigación está a cargo de la Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria de Córdoba, quien deberá determinar si la conducta de Saravia es compatible con los delitos contra la salud pública.