Esta situación podría haber cambiado el desenlace de un encuentro muy cerrado. Sin embargo, el árbitro se vio obligado a interrumpir la jugada y reanudar el juego con un pique, con los jugadores del anfitrión ya acomodados en defensa.

El intruso fue rápidamente reducido por varios integrantes de las fuerzas de seguridad y retirado del campo de juego.

El partido más convocante del fútbol francés, primero para La Pulga desde su llegada de Barcelona a principios de temporada, se llevó a cabo en el Stade Vélodrome y dejó un sabor a poco para los fanáticos neutrales, luego del empate 0 a 0.

Tweet de SportsCenter
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!