El futbolista holandés del Ajax Abdelhak Nouri se desvaneció durante un partido amistoso contra el Werder Bremen el 8 julio de 2017. A pocos meses de cumplir tres años de ese momento, el joven de 22 años salió del coma este jueves.

En el minuto 72 del partido se desplomó en el campo de juego y dos ambulancias ingresaron después de que el árbitro detuviera el encuentro. Le practicaron RCP en el lugar y un helicóptero lo trasladó al hospital con un pronóstico muy grave.

Su padre Mohammed, declaró: "Ha sido una experiencia muy difícil para nosotros, pero estamos haciendo todo lo que podemos. Nuestro objetivo es que 'Appie' mejore". Por su parte, su hermano Abderrahim detalló: "Ya no está en coma: duerme, estornuda, come, eructa... Pero está postrado en cama y depende de nosotros. En sus buenos días hay alguna forma de comunicación, pero la confirmación es a través de sus cejas". Sus familiares esperan algún día poder comunicarse con él.