Hace exactamente cuatro años, Pablo César Barrientos brillaba en el estadio Mario Alberto  Kempes de Córdoba. Aquella noche, San Lorenzo y Boca se disputaban la Supercopa Argentina y el “Ciclón” pudo golear y salir campeón.

El equipo de “Pitu” logró quedarse con la final aquella noche por 4 a 0 y el volante hincha de Jorge Newbery fue la gran figura del partido. Anotó dos tantos y asistió en otro. La perlita fue el terrible golazo que marcó de tiro libre. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA