Tras la habilitación parcial de las actividades deportivas en espacio cerrado, con una drástica reducción de jugadores por turno y de no poder practicar -con pelota- futbol de salón o básquet por dar dos de los ejemplos donde el roce es parte del juego; la dirigencia del Club San Martín de Esquel tomó una decisión drástica: sacar el medidor de luz por no poder pagarlo. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA