El futuro de Lionel Messi sigue hoy en el aire mientras el astro argentino reflexiona sobre los pasos a seguir y valora la posibilidad de quedarse un año más en el Barcelona, después de que el presidente del club catalán, Josep María Bartomeu, se mostrara inflexible respecto de dejarlo marchar, lo que complica su desembarco en otro equipo de elite.

Por un lado, hay informaciones periodísticas que apuntan a que estaría dispuesto a dar marcha atrás a su decisión y quedarse un año más en el conjunto culé, aunque también se espera que en algún momento Messi salga a hablar públicamente para explicar su posición, lo que puede servir como un golpe de efecto para desencallar la situación.

Son horas claves para Messi, y cada mínimo gesto o movimiento puede ser decisivo para el desenlace final de la historia que mantiene en vilo al fútbol mundial.

Esta mañana Jorge Messi, padre y representante del jugador respondió con un escueto "sí" o "no sé" -esta última versión según el entorno del jugador- cuando las cámaras de la cadena Cuatro le preguntaron si estaba estudiando la posibilidad de que el capitán argentino se quede en el Barcelona.

Las palabras de Jorge Messi no se escuchan bien, pero de confirmarse que Messi valora quedarse un año más hasta finalizar su contrato supondría un giro radical en la postura de la máxima estrella azulgrana.

Por la tarde, Jorge visitó a su hijo en su casa de Castelldefels durante algo más de una hora, con lo que tuvieron la oportunidad de dialogar sobre el resultado de la reunión de la víspera con Bartomeu, sin que trascendiera si se produjo algún cambio en su decisión de abandonar el club.

También estuvo presente Rodrigo Messi, quien acompañó a Jorge en la cumbre con Bartomeu.

Messi tomó la decisión meditada de dejar el Barcelona, pero las dificultades de su salida hacen que esté replanteándose su situación.

La reunión con la cúpula directiva del Barcelona concluyó sin un acercamiento, después de que Bartomeu reiterara que el club no lo dejará marchar con carta de libertad, mientras los Messi insistieron en que el goleador histórico del Barcelona ya expresó su voluntad de hacer uso de la cláusula de rescisión de su contrato que le permitía salir gratis a final de temporada.

Bartomeu insistió ante Jorge Messi en que el "10" tiene contrato vigente hasta junio de 2021 y que si quiere irse tendrá que pagar los 700 millones de euros de la cláusula de rescisión de su contrato.

Además, remarcó que el astro argentino es la pieza fundamental del nuevo proyecto liderado por el DT neerlandés Ronald Koeman y quiere que se quede, ofreciéndole dos años más de contrato.

Del lado de Messi transmitieron que la decisión del futbolista es acabar con su etapa de 20 años en el conjunto azulgrana, pero quieren hacerlo sin terminar en una batalla legal.

Los abogados del astro insisten en su interpretación del contrato de jugador, y creen por la crisis del coronavirus la temporada culminó más tarde de lo normal, de ahí que Leo tenia derecho a expresar su voluntad después del 10 de junio, que era la fecha literal.

Sin embargo, Messi es consciente de que su salida del Barcelona es compleja y que su futuro ya sea en el Manchester City o en otro equipo, depende en gran medida de que pueda irse libre.

Fuente: agencia Télam