Miguel Ciaurro estuvo cerca de la victoria en la Clase 2 de Turismo Nacional en varias oportunidades. Hasta que un día lo logró. Y lo hizo de punta a punta, con una actuación contundente en el autódromo de la ciudad de Rosario. La octava fecha del campeonato fue absoluta y exclusiva propiedad del piloto santafesino, que este domingo hizo eterna la vuelta de honor y no dudó manifestar abiertamente su emoción.

A bordo de un VW Gol Trend que atiende el Giacone Competición, cuyo taller se sitúa en la ciudad de Casilda, Ciaurro se adjudicó el sábado la pole position y la serie más veloz. Después de esa prueba, vivió momentos de nerviosismo. Es que su hija tuvo unas líneas de temperatura y tuvo que dejar el circuito rosarino para hacerla atender en un centro de salud local. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA