Mientras el plantel de primera división se entrenaba en el Abel Sastre, todas las miradas se fueron con el pequeño David Soruco que se puso a hacer jueguitos y sorprendió a todos los presentes.

David tiene 11 años, juega en las inferiores de Deportivo Madryn y es hijo del canchero del estadio, una de las piezas claves de club ya que el campo de juego del estadio aurinegro es uno de los mejores de toda la categoría. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA