Este fin de semana de septiembre será recordado por mucho tiempo, no solo porque el TC volvió a las pistas después de 6 meses, sino porque se vivieron muchas cosas nuevas en el autódromo de San Nicolás. Una prueba sin público, sin festejos con abrazos apretados y respetando un protocolo sanitario al pie de la letra.

El piloto comodoense Marcelo Agrelo logró un 8vo puesto en la primera final, la del sábado y eso le permitió mezclarse en el pelotón de adelante en una categoría que contó con 46 máquinas en pista. La suerte no estuvo de su lado en la competencia del domingo, que tuvo varios ingresos del auto de seguridad y se tornó enredada, lo que no le permitió avanzar. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA