Boca vive días de tensión, y la relación no es la mejor. Principalmente con dos jugadores: Darío Benedetto y Carlos Izquierdoz.

Y es que el estallido comenzó un día antes del partido más trascendental en el semestre de Boca, ante Corinthians. Los jugadores reclamaron los premios y amenazaron con no concentrarse. Sin embargo, la bomba fue en el clásico ante San Lorenzo. Carlos Izquierdoz, una de los voces en el vestuario, quedó totalmente marginado y su salida está cada vez más cerca. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!