Ni Mario Santana se imaginaba la carrera que pudo realizar cuando se encontraba trabajando en la gomería de un familiar y vistiendo la camiseta de la CAI, antes de comenzar su desafío en San Lorenzo de Almagro. Víctor Hugo Doria fue el responsable de llevarlo al “Ciclón” para que comience el camino de una carrera impresionante.

El comodorense, tras disputar 47 partidos con San Lorenzo (1999-01) pasó por los siguientes equipos: Venezia (01-02) donde solo pudo diputar 4 partidos, pero le sirvió para aprender de qué se trataba el fútbol italiano. Al año, ya estaba vistiendo la camiseta del club en el que se convirtió en ídolo y leyenda: el Palermo. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA