Los jugadores argentinos ostentan sus medallas de oro relucientes en el estadio Nacional de Pekín, donde gracias a un golazo de Ángel Di María, derrotaron 1-0 a Nigeria y se consagraron campeones por segunda vez consecutiva de los Juegos Olímpicos (la anterior había sido en Atenas 2004).

Aquella gloriosa jornada se gestó en tierras asiáticas. Con un equipo integrado por jugadores menores de 23 años, con excepción de Juan Román Riquelme (30), Javier Mascherano (24) y Nicolás Pareja (24). La Selección desplegó un fútbol vistoso y efectivo durante toda la competencia, quedando en el recuerdo de todos los hinchas argentinos.  TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA