En el estadio Julio Humberto Grondona, River Plate dejó pasar una gran oportunidad de meterse de lleno en la pelea por la Liga Profesional: igualó 0-0 ante Arsenal por la fecha 14 del certamen.

Los roles en el reparto quedaron claros desde el inicio. La visita asumió el protagonismo, buscando combinarse y hacer ancho el campo. Los del Viaducto procuraron pasar rápido la línea de la pelota y presionaron con eficacia a partir de mitad de cancha, no ofreciendo grietas. Así, a excepción de la gambeta de Solari, algún balón filtrado de Palavecino o la movilidad de De la Cruz, le costó generar peligro.

El Arse, a pesar de priorizar el orden, mantuvo plena concentración y apostó a las réplicas desde Lomónaco, o puso sus fichas en la pelota parada. En consecuencia, el duelo se hizo peleado, con pocas emociones. Señal de su disconformidad, como ocurrió en varios tramos de este irregular 2022, Gallardo decidió sentarse en el banco.

Recién a los 40 minutos con un cabezazo de Pinola que no llegaron a conectar sus compañeros, se dio la primera llegada a fondo.

El Millonario, tras dos victorias en fila y cuatro triunfos en sus últimas cinco presentaciones, dejó una pobre imagen y quedó a ocho puntos del líder Atlético Tucumán, que empató con Tigre en Victoria.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!