Los futbolistas, que se habían retirado sin hacer declaraciones, estaban preparados para irse cuando Juan Román Riquelme se acercó al micro y les pidió a todos que se bajaran, algo que llamó la atención de los periodistas que cubrían el partido del Xeneize.

El ídolo y vicepresidente del club los llevó al vestuario en el que tuvieron una reunión durante 10 minutos. Al término, Riquelme explicó de que se trató el gesto y señaló que lejos de ser un reto al plantel, solo quería hablar para darle ánimo después de una dura derrota. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!