Son días inéditos en el mundo. El coronavirus rompió hace algunas semanas las fronteras de China y se propagó más de 150 países dejando muertos, cuarentenas obligatorias y generando graves crisis económicas y sanitarias. Y el deporte no es ajeno a esta situación.

El mapa del fútbol también cambió por completo: la FIFA bajó línea para suspender las Eliminatorias para el Mundial de Qatar, la Eurocopa, la Copa América, Champions League, Europa League, Copa Libertadores y Copa Sudamericana, entre otros.

Y como era de esperar, cada país suspendió sus torneos locales. Es un viernes atípico: apenas se jugarán 11 partidos de fútbol en todo el mundo. La actividad por ahora sigue en Aruba, Australia, Bielorrusia, Burkina Faso, Palestina, Singapur y Turkmenistán.

Algunos países como Noruega y Suecia también suspendieron sus ligas, aunque este fin de semana se disputarán varios amistosos regionales a puertas cerradas.

La mayoría de las ligas aún deben resolver qué pasará con los calendarios: aún no se sabe cuánto puede durar este parate mundial por el coronavirus. Uno de los casos más resonantes es el del Liverpool, que tiene 25 puntos de ventaja sobre el Manchester City y la FA aún no decidió si declara nula la temporada o si le da el título a los Reds.

En El Salvador optaron por declarar campeón a Once Deportivo, quien tenía 20 puntos más que el segundo, El Vencedor.

Dirigentes del fútbol francés ya avisaron que la temporada no podrá terminar el 30 de junio, por lo que buscarán hacerlo a fines de julio. Todo está atado a la contención del coronavirus.