El encuentro terminó 1-1 después de patadas, planchazos, agarrones, empujones y hasta tumultos generalizados que hicieron que el partido deba detenerse para calmar un poco las aguas.

De igual manera, eso no sucedió ni cuando llegó el pitazo final, y quienes debían encargarse de que los jugadores se vayan tranquilos a sus vestuarios, terminaron siendo los más polémicos. MIRÁ EL VIDEO DEL ESCÁNDALO HACIENDO CLICK ACA