(Por Pasta de Campeón/ADNSUR) Y un día el sol salió en Kilómetro 8. Y una tarde volvieron a flamear más alto que nunca las banderas verdes y blancas en los barrios Don Bosco, Restinga Alí, Standart y Fontana. 

Se acabó la angustia y la frustración, el está “cerca” y ver al rival festejar en la cara. 17 años sin títulos, tres finales perdidas en el camino, dos de ellas por penales y justamente por esa vía, habría revancha para volver a gritar campeón. 

Por cosas de la vida, Petroquímica sufrió pero esta vez gozó desde los 12 pasos con un gigante Brian Romero, un pibe de la casa que se hizo hombre y dejó su nombre en la historia “verdolaga”. 

TERMINA DE LEER LA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer