La campeona olímpica y del mundo en judo ,Paula Pareto, cumplió con la cuarentena obligatoria por haber regresado del exterior, y hoy se sumó al "frente de batalla" en el hospital de San Isidro, donde ejerce como traumatóloga. En su cuenta de Instagram contó que ya está "a disposición para lo que sea necesario" para combatir la pandemia de coronavirus en la Argentina.

Pareto se estuvo entrenando en su casa durante los últimos 14 días para cumplir con la cuarentena obligatoria dispuesta a las personas que regresan de un viaje del exterior. Incluso, en sus redes mostró circuitos de ejercicios en espacios reducidos para no perder su condición física.

Ahora que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se postergaron un año, la Peque podrá concentrarse en su otra pasión: la medicina.

"Si bien los médicos traumatólogos no estamos hoy en el frente de batalla directo, somos igual parte del equipo de salud que enfrenta antes que nadie a esta pandemia y que ayudaremos a donde sea necesario", escribió en un posteo en Instagram.

"A la batalla una vez más, algunos desde su casa, nosotros en un hospital, pero siempre unidos en equipo por la misma causa. Nosotros podemos", agregó Pareto como mensaje de aliento y unión para todos los argentinos.

Sobre la postergación de los Juegos Olímpicos, dijo: "Es una decisión muy adecuada tomando la salud de todos como el único foco a concentrarnos".

Pareto ganó la medalla de oro en los últimos JJ.OO de Río de Janeiro en 2016 y había logrado la de bronce en Pekín 2008.