Martín Rolle nació en Rosario pero se formó en Guillermo Brown de Puerto Madryn. Luego, dio el salto a la CAI de Comodoro Rivadavia. Allí explotó en la B Nacional y captó la atención de Olimpo de Bahía Blanca, con quien conseguiría el ascenso y jugaría en la Primera División de Argentina.

También pasó por Arsenal, San Lorenzo y Unión de Santa Fe, entre otros. Actualmente se mudó a la segunda división del fútbol de Grecia, donde se incorporó en el mes de agosto al Ionikos F.C, donde comparte equipo con otro ex jugador “azzurro”, como es el neuquino Matías Castro.

La pandemia lo mantuvo alejado de su familia -que se encuentra en España-, ya que pasó estos meses de parate por el coronavirus en Italia, donde tuvo su último paso por A.C. Gozzano de la Serie C.

En este tiempo, Rolle aprovechó para capacitarse y terminar el curso de entrenador UEFA y uno de scouting. “Al pasar los 30 años, uno empieza a pensar un poco más allá de su futuro y comienza la curiosidad, las dudas. Pero en ese sentido, yo estaba seguro que tenía que ser ligado al fútbol, porque es lo que me apasiona”, señaló en diálogo con Pasta de Campeón.  TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA