Silvio Marzolini, gloria de Boca, murió a los 79 años tras permanecer internado en estado grave de salud en su domicilio y acompañado de su círculo íntimo. La noticia fue confirmada por su familia a través de un comunicado: “Su mujer Malena, sus hijos, sus nietos y amigos lo despedimos en medio de un profundo dolor”.

“Queremos agradecer en especial a todo el mundo del fútbol, hinchas y simpatizantes de todos los equipos que tanto estas semanas como a lo largo de muchos años nos han brindado todo el apoyo y cariño hacia él”, publicaron.

“A nuestro amado Silvio quien dejó todo hasta el último minuto en la cancha. Gracias por tu ejemplo. ¡Volá alto! Te amamos y te honraremos para siempre”, finaliza el comunicado.

Marolini comenzó su carrera profesional en Ferro, para luego pasar a Boca, en donde jugó 408 partidos entre 1960 y 1972. En Boca consiguió seis títulos como jugador.

A través de las redes sociales, el club de la rivera lo recordó con una foto vistiendo los colores de la camiseta azul y amarilla: “Boca despide con profundo dolor y gratitud a Silvio Marzolini, jugador, técnico y un símbolo de la historia del club, y determina duelo en la institución para acompañarlo en el adiós. Hasta siempre, Silvio…”.

Hace tan solo dos días, el mundo boquense se entristeció cuando las redes sociales y foros partidarios se llenaron de mensajes de despedida al exjugador, después de que allegados a la gloria del fútbol difundieran erróneamente la noticia de su muerte, luego desmentida por sus familiares directos.

El mejor marcador de punta izquierda del fútbol argentino según encuestas realizadas en distintas épocas, y consagrado por la prensa especializada como el mejor 3 en el Mundial de Inglaterra 1966, continuaba internado en su casa del barrio porteño de Belgrano.

El año pasado, Marzolini sufrió un ACV y fue internado en el Instituto Fleni, en donde realizó un largo tratamiento. Está afectado por una enfermedad que deterioró velozmente su salud en las últimas semanas.