"Patrick falleció como consecuencia de la lesión cerebral traumática que sufrió en su pelea del sábado. Estaba rodeado de su familia, amigos cercanos y miembros de su equipo de boxeo, incluyendo su mentor, amigo y entrenador Joe Higgins", escribió DiBella en un comunicado publicado en su sitio de internet. "La amabilidad, positividad y generosidad de espíritu de Pat dejaron una impresión duradera en toda la gente a la que conocía", añadió el promotor.

El boxeador oriundo de Freeport, que había perdido por puntos con Carlos Adames el 28 de junio, pero antes de esa derrota llevaba una racha de seis triunfos consecutivos, recibió un duro castigo por parte de Conwell a lo largo de todo el combate desarrollado en el "Wintrust Arena" de Chicago.

 Tras haber caído en el cuarto y octavo asalto, Day sufrió una tercera caída en el décimo y último asalto que resultó letal, tras una combinación de golpes de su rival. Para colmo, impactó muy fuerte con su cabeza contra la lona, lo que motivó que el árbitro Celestino Ruiz decretara el nocaut, sin siquiera haber iniciado la cuenta de protección. De inmediato fue atendido por los médicos y fue retirado del estadio en ambulancia, pero nunca lograron reanimarlo.

Después de agonizar durante cuatro días, el boxeador estadounidense Patrick Day murió el miércoles en el Northwestern Memorial Hospital de Chicago, tras haber sufrido un brutal nocaut por parte de Charles Conwell en el combate que protagonizaron el sábado.

Day, que estuvo inconciente desde el final de la pelea, sufrió graves lesiones cerebrales como consecuencia de los golpes recibidos. Como los daños eran irreversibles, el púgil de 27 años fue desconectado de los aparatos que lo mantenían con vida, de acuerdo a lo que informó el promotor de la velada del sábado, Lou DiBella.

Afectado por lo que sucedía con su rival, Conwell publicó hace dos días una carta dirigida a Day en sus redes sociales. "Nunca quise que esto te pasara. Todo lo que quise hacer fue ganar. Si pudiera regresar al pasado lo haría. Nadie merece que esto le suceda", escribió el boxeador, que fue representante olímpico de Estados Unidos en Río 2016.

"Repito la pelea una y otra vez en mi cabeza pensando por qué pasó esto y por qué te sucedió esto. No puedo dejar de pensar en ti. Recé muchas veces y derramé muchas lágrimas porque ni siquiera podía imaginar cómo se sentirían tu familia y tus amigos. Te veo en todas partes donde voy, y todo lo que escucho son cosas maravillosas sobre ti", concluyó Conwell