"No me gustó que Boca se quejara, justamente Boca, de que nosotros no teníamos un día de descanso más que ellos. Porque si ellos se quejan, que nos queda a lo demás. No me gusta llorar, pero me molesta que los equipos poderosos salgan a hablar y quejarse, porque siempre condicionan a los árbitros", dijo el entrenador de Argentinos Junios, Gabriel Milito, tras la eliminación ante Boca por 1-0.

"Porque Boca es un imperio contra el que nosotros debíamos jugar y como esto es un gran negocio, todos querían, incluyendo la prensa, que pasaran ellos y no nosotros", sostuvo en diálogo con TyC Sports.

"Por eso hay que recordar lo que pasó años atrás en Boca-Central con el arbitraje de (Diego) Ceballos" evocó Milito, en referencia al grosero error que cometió el juez en aquella final del 2015, cuando sancionó como penal una infracción que se cometió fuera del área y que le permitió –en aquel entonces- enderezar el triunfo en favor del conjunto que dirigía Rodolfo Arruabarrena.

Tweet de TyC Sports

Respecto de la polémica jugada en que le anularon el gol del empate a Argentinos Juniors, resaltó que el autor del tanto, Nicolás Reniero, le dijo que "tocó la pelota y después quedó habilitado cuando convirtió, pero el árbitro (Fernando Echenique) cobró otra cosa".

"Y cuando digo que me molestó lo que se habló antes lo digo por (Juan Román) Riquelme, con todo el respeto y la admiración que le tengo, ya que lo conozco desde muy chico. Porque Román dijo que el presidente nuestro (Cristian Malaspina) se movió muy bien en AFA, y la verdad es que Boca y River son los que tienen una fuerza que los demás no tienen", cuestionó.

"Lo que pasa es que acá hay mucho para mejorar, para hacer mejor al fútbol argentino, y cuando más sangre hay, más vende. Y lo digo desde el exitismo que hay en el fútbol local hasta del propio seleccionado argentino", sentenció.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!