Lionel Messi protagonizó el quite más sacrificado de la noche en Asunción. Rodrigo De Paul perdió la pelota en la mitad de la cancha, producto de una sofocante presión del combinado guaraní, y Leo no dudó en correr para recuperarla.

El 10 corrió casi 50 metros, desde el círculo central hasta el área que defiende Emiliano Martínez. Luego del pase atrás por parte de la ofensiva paraguaya, allí apareció la Pulga para interceptar y comenzar un nuevo ataque para la Selección Argentina. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA