Entre las reglas más importantes que propone la entidad, los clubes estarán obligados a garantizar 14 semanas de baja remunerada a las jugadoras que hayan quedado embarazadas, y también a facilitar su reincorporación a su puesto de trabajo tras el parto.

Un club no podrá despedir a una futbolista por quedar embarazada ni podrá incluir "cláusulas anti-embarazo" en sus contratos. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA