Martín Cárdenas se encuentra viviendo uno de sus mejores momentos deportivos. El jugador formado en Gimnasia y Esgrima de Comodoro la remó desde muy chico y a pesar de su baja estatura (1,65m) logró meterse en el mundo de gigantes y destacarse.

En un ambiente donde desde muy chico especulan con la altura del jugador, Martín es hoy una aguja en un pajar en este deporte. Por eso, su esfuerzo vale doble. Llama la atención verlo jugar y penetrar en tierra de grandotes, pero también llama la atención su facilidad para conducir y asistir a sus compañeros.

TERMINÁ DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ