En un contexto de pandemia donde viajar al exterior puede generar un dolor de cabeza, el regreso de Marcelo Gallardo -que arribó a Bariloche- también tuvo un vínculo afectivo.

Es que allí, viven algunos de sus amigos, aunque hay uno muy especial: Alejandro Sainz, más conocido como “Chirola”, su mejor amigo desde la primaria en la Escuela N°12 Almirante Brown de Merlo hasta hoy. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA