Una junta médica judicial concluyó que Diego Armando Maradona agonizó 12 horas antes de su muerte, que pudo haber tenido “más chances de sobrevida” si hubiera estado internado en un centro médico.

Los especialistas señalaron que el equipo médico tratante del ídolo fue “deficiente y temerario” y que tuvo que haberse representado la muerte y fue “indiferente” a esa cuestión.

Eso se desprende de las 13 “conclusiones médico legales” del informe que adelantó Télam.

Los peritos oficiales escribieron que durante dos meses analizaron las circunstancias de la muerte del “10” y que el lunes va a ser incorporado formalmente al expediente.

“Si bien resulta contrafáctico afirmar que Maradona no hubiese fallecido de haber contado con una internación adecuada, teniendo en cuenta el cuadro documentado en los días previos a su muerte, en un centro asistencial polivalente recibiendo una atención acorde a las buenas prácticas médicas, concordamos en que hubiese tenido más chances de sobrevida”, sostuvieron los peritos en el primer punto 1, según citó La Nación.