COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Lo amé desde el primer día y tengo muchos recuerdos del 86, cuando fui al centro a festejar. Toda la gente fue en caravana de colectivos, camionetas y camiones. Desde ese día jamás lo dejé de seguir a Maradona. Me hice un tatuaje a los 18 años de su cara”. Así comienza su relato Luciana Cabezas, la maradoneana que creó un santuario en Comodoro Rivadavia.

Luciana tiene 43 años, es jugadora de fútbol y dueña del equipo Unión Femenina. Su pasión por la redonda comenzó desde los 6 años, cuando arrancó en Los Andes. También pasó por Comodoro y Memphis, y fue protagonista de la Noche Mágica del Deporte, el evento que organiza el Centro de Periodistas Deportivos de la ciudad del viento. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA