La primera señal de que "la ficha" todavía no cayó en Cataluña se dio en medio del Trofeo Joan Gamper, cuando los fanáticos gritaron por el rosarino mientras el entrenador, Ronald Koeman, se dirigía a la afición.

Justo en el momento en que el técnico holandés se refirió a la "despedida de Leo Messi" y mientras afirmaba que estaban "muy ilusionados" con el plantel para la temporada, el estadio estalló con un rotundo y clarísimo: "¡Messi, Messi!".

Todo, mientras las camisetas con la 10 blaugrana y hasta la Albiceleste aparecían en las tribunas.

Tweet de Juan Moreno