REINO UNIDO (ADNSUR) - A poco menos de 48 horas de su anuncio formal, la Superliga Europea de fútbol corre peligro de realizarse luego de que los seis clubes ingleses que participaron de la fundación de la polémica competición anunciaron su salida de la misma.

Manchester United, Manchester City, Liverpool, Arsenal, Tottenham y Chelsea emitieron comunicados esta noche en sus respectivas redes sociales, comunicando a los fanáticos la decisión formal de no participar del certamen que había puesto en tela de juicio al fútbol tal cual como lo conocemos, y que había despertado la ira casi unánime de los fanáticos alrededor del mundo.

El primero en comunicar la decisión fue el City, confirmando que no será parte del nuevo torneo que buscaba generar ganancias millonarias para estos equipos y que terminaría eclipsando a la Champions League.

"El Manchester City Football Club puede confirmar que ha promulgado formalmente los procedimientos para retirarse del grupo que desarrolla planes para una Superliga Europea”, señalaron a través de un texto publicado en su sitio web oficial, y al cual minutos después adhirieron el resto de las instituciones británicas.

En un comunicado que resume a la perfección lo ocurrido en las últimas horas, Arsenal explicó que “los últimos días nos han demostrado una vez más el profundo sentimiento que tienen nuestros seguidores de todo el mundo por este gran club y el juego que amamos".

"No necesitábamos recordar esto, pero la respuesta de los aficionados en los últimos días nos ha dado tiempo para una mayor reflexión y una reflexión más profunda. Nunca fue nuestra intención causar tanta angustia, sin embargo, cuando llegó la invitación para unirnos a la Superliga, sabiendo que no había garantías, no queríamos quedarnos atrás para asegurarnos de proteger al Arsenal y su futuro. Como resultado de escucharlos a ustedes y a la comunidad de fútbol en general durante los últimos días, nos retiramos de la Superliga propuesta”, agregaron los Gunners.

Desde su anuncio formal, realizado el pasado domingo a la medianoche europea, la FIFA y la UEFA habían salido fuertemente a criticar la decisión de armar una competición que, en un principio, iba a estar conformada por los mencionados clubes ingleses, los españoles Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid, y los italianos Juventus, Inter y Milan.

Los organismos habían dejado claro que no solo se opondrían a la conformación del proyecto presidido por Florentino Pérez, presidente del Madrid, sino que también prohibirían a los clubes jugar en sus ligas locales y a sus jugadores participar de competiciones de selecciones como el Mundial y la Eurocopa.

Esta tarde un grupo de aficionados del Chelsea cortó el camino del colectivo que trasladaba a su plantel previo al encuentro contra el Brighton, por la Premier League, siendo esta la gota que rebalsó el vaso en la institución londinense que horas más tarde sería uno de los primeros en abandonar la, por ahora, frustrada Superliga Europea.