Este martes, Lionel Messi le comunicó vía Buró Fax al Barcelona que quiere marcharse del club. Según señalaron, el delantero pidió hacer uso de la opción que figura en su contrato para rescindirlo automáticamente a final de cada temporada.

Como la prensa europea había revelado hace meses, existe una cláusula secreta que tenía el argentino con el club en el que La Pulga tenía la posibilidad de emigrar al término de cada temporada sin ningún tipo de costo económico.

Ésta vencía el 10 de junio, pero en esta ocasión, al tratarse de una temporada inusual en la que el calendario se modificó por la pandemia del coronavirus y la competencia terminó en agosto y no en mayo, desde el lado del futbolista entienden que se estiró automáticamente hasta el 31 del corriente mes.

Es por eso que Messi habría optado por activarla y de esta manera quedaría como futbolista libre el 1 de septiembre, según detalló Infobae.

Sin embargo, este detalle contractual será clave en las próximas horas, porque si el Barcelona entiende que ya no puede utilizarla porque la misma ha expirado en junio, quien quiera quedarse con el futbolista deberá pagar 700 millones de euros.

El ídolo azulgrana comunicó su decisión hoy mismo vía Buró Fax, un servicio que permite enviar de manera urgente documentos que puedan requerir una prueba ante terceros, pero la decisión la tomó días atrás. La charla que mantuvo con el nuevo entrenador, Ronald Koeman, y la inminente salida de Luis Suárez fueron los dos episodios que terminaron de desgastar al 10, quien ahora buscará un nuevo destino.

SI bien es pronto para conocer a qué club emigrará, en Europa ya barajan al Manchester City como el principal candidato. El club británico cuenta con el respaldo financiero y el esquema futbolístico como para que La Pulga se adapte de inmediato, además, tiene como entrenador a Josep Guadiola, el técnico que mejor supo explotar al Diez. Por otra parte, también figuran clubes como la Juventus, el Inter de Milan y el Manchester United.