Gimnasia y Esgrima cerró un año de ida y vueltas, no sólo en lo deportivo, sino en lo individual y colectivo en medio de medidas sanitarias y el coronavirus al acecho.

Este virus hizo mella en el conjunto "mens-sana" ya que en el arranque de la primera fase (Zona Sur) el equipo dirigido por Martín Villagrán consiguió un inobjetable 5-0. A partir de ahí, con la confirmación de los casos positivos de Covid-19 en 9 integrantes de su plantel, las cosas se modificaron.

No sólo que Gimnasia venía sin una preparación habitual a cómo se estila en una planificación, la cual Villagrán y cuerpo técnico suelen programar, sino que contaron con situaciones inmanejables en torno a la pandemia, como la llegada de sus jugadores fuera de término, un caso positivo que hizo aislar al equipo antes de la competencia, o aún más que el primer entrenamiento grupal sea un día antes del debut ante Argentino de Junín. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA