En Laprida hay muchos creyentes de la Virgen del Valle. Al ingresar al barrio hay una ermita y tanto jugadores, cuerpo técnico como hinchas del "Verde" se aferraron a la ilusión.

Uno de los que anticipó que prendería velas fue el jugador Sebastián Rivas y cumplió. A la mañana ya tenía el paquete de velas, y al comenzar el juego entre Palazzo y Rada Tilly en kilómetro 3 se metió en la tribuna "aurinegra" como uno más. No se lo quería perder al partido. TERMINA DE LEER LA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!