Sara Bejlek protagonizó un controversial festejo junto a su padre y su entrenador que dio la vuelta al mundo: ambos felicitaron a la joven con un abrazo y una palmada en el trasero tras ganar su encuentro en US Open.

Tras el hecho que recorrió el mundo, la joven tenista de 16 años rompió el silencio y habló: "Papá es papá y siempre lo será. Conozco a mi entrenador desde que tenía 8 años. Me venda y me masajea desde siempre. Si algo similar sucediera en la República Checa, nadie se ocuparía de ello. Pero como estamos en Estados Unidos, todo el mundo lo comenta", indicó molesta.

 “Vi el video. Fue una reacción espontánea de todo el equipo. Ciertamente puede parecer inconveniente e incómodo para algunos, pero ya lo hemos discutido con el equipo. Y no volverá a suceder”, prometió en diálogo co iSport.

Indignación en el US Open por el accionar de un padre y un entrenador con una tenista de 16 años

El escándalo fue tan impactante que la Embajada de República Checa en los Estados Unidos tuvo que salir a dar expliraciones. “Es un tema personal, cada familia es diferente. Lo que ocurrió no generó problema en absoluto en los medios checos. Las reacciones difieren de una familia a otra”, detallaron.

Tras tres victorias en la qualy, Bejlek quedó afuera en primera ronda del US Open. Perdió 6-3 y 6-1 frente a la rusa Liudmila Samsonova.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!