El equipo comandado por Messi viene de conseguir un triunfo histórico en pleno estadio Maracaná donde se cortó una racha sin títulos de 28 años. Sin embargo, no se prevé que haya recorrida ni paseo por ninguna parte de la Ciudad.

Inicialmente, el vuelo desde Río de Janeiro iba a realizarse entre las 2.00 y las 2.30 de la madrugada. Pero, los extensos festejos del equipo tanto en el estadio como en el hotel demoró la partida hacía el país.

Los jugadores llegaron a Ezeiza en una terminal que corresponde a los vuelos privados y ahí se desarrollaron los chequeos protocolares con respecto al Covid-19, como parte del protocolo sanitario.

El arribo de los campeones está custodiado por una gran cantidad de efectivos y controles policiales que están apostados sobre la autopista Riccheri, lugar en el que ya comenzaron a congregarse los hinchas.

También hay alrededor de 20 motos que acompañarán el traslado del plantel desde el aeropuerto al predio.