Mauro Fernández fue protagonista de una acción que podría haber cambiado el desarrollo del Clásico del golfo entre Guillermo Brown y Deportivo Madryn.

Un rebote en la cabeza de uno de los jugadores del local sobre la humanidad de un zaguero del "Aurinegro" en donde los jugadores del local reprochaban que era mano. Finalmente, las acciones continuaron en una tarde de polémico arbitraje de Lucas Comesaña.  TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer