Marcos Rojo, junto a varios futbolistas del equipo de Battaglia, bajaron a saludar a los fanáticos que se habían concentrado en los alrededores de la concentración y uno de los niños presentes detrás del vallado le pidió al central de Boca el barbijo que estaba utilizando. El defensor no lo dudó, se lo quitó y, entre lágrimas, Jesús Bulacio lo recibió con emoción.

Al día siguiente, el mismo nene apareció en las afueras del hotel pero con un regalo para Marcos Rojo. Después de quedarse con su tapabocas y que la historia se haya hecho viral en redes sociales, el pequeño se tomó el tiempo de escribirle una carta a su ídolo, tal cual lo señala su mensaje. Verdaderamente emocionante.

"Muchas gracias por cumplir el sueño de nuestro hijo en tantos niños y jóvenes. Toda la familia agradece su gesto tan noble y bendice a su persona, a su profesión y a su familia", escribió el entorno del pequeño hincha que vivió un momento único junto a su ídolo. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!