Cuando restaban poco más de dos minutos de juego, y el resultado marcaba el triunfo consumado para los oceánicos, Oveja Hernández decidió sacar a su base del partido.

Así, a los pocos segundos, la transmisión de la TV mostró una de las imágenes más duras para el cordobés: sentado en el banco, Campazzo no pudo contener su dolor y se largó a llorar antes del final del partido. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA