El plantel de Boca regresó al país luego de la gira que realizó por Estados Unidos y México, y retomará los entrenamientos el lunes, con la mente puesta en los octavos de final de la Copa Libertadores ante Athletico Paranaense. Apenas llegó a la Argentina, Carlos Tevez hizo un análisis muy duro sobre la dificultad que afronta el Xeneize al momento de cerrar refuerzos. "Hay muchos a los que están llamando que dicen 'no, no, no, yo no voy'. Cómo han cambiado las cosas: hoy no quieren venir los jugadores", reconoció el Apache.

Las palabras de Tevez hicieron ruido en todo el fútbol argentino, sobre todo dentro de Boca. El experimentado futbolista fue sincero. "Estamos buscando jugadores en este momento. Antes nos moríamos por jugar en Boca. Antes era un 'por favor, que me llamen'. Hoy no, hoy no quieren venir los jugadores. Hoy se escapan para jugar en Boca (sic)", reconoció el delantero en el programa Show de Boca, por Radio Rivadavia.

Cuando le preguntaron por los motivos que llevan a que los futbolistas no quieran ir al Xeneize, aseguró: "Es por la presión. Hoy ponerse la camiseta de Boca es un fuego. Yo en lo personal, como hincha y jugador, la quiero siempre".

Tevez contó cómo fueron los días posteriores a la final perdida con River, en la última Copa Libertadores. "Es muy difícil después de perder una final querer volver a intentarlo. En un momento así lo más fácil es borrarse", admitió. También detalló lo complejo que fue encontrar a un entrenador tras la salida de Guillermo Barros Schelotto. "La gente de Boca no es boluda. Después de que se fue Guillermo, ¿a cuántos técnicos fue a buscar el presidente? ¿Cuatro o cinco? Cuatro o cinco le dijeron que no", afirmó.