Guillermo Brown perdió una considerable suma de dinero en el partido de ayer ante Platense en Trelew, ya que a la misma hora que se jugaba la final de la Libertadores. Carlos Eliceche, presidente del club, responsabilizó a Platense por el acto fallido.

Una escena digna del realismo mágico de Gabriel Márquez. Esa es la calificación que merece la superposición del encuentro de Guillermo Brown ante Platense y el Superclásico por la Copa Libertadores.

Este episodio, distintivo del teatro del absurdo, le causó un perjuicio económico a la “Banda”, que aspiraba a conseguir una suculenta recaudación por trasladar la localía al Cayetano Castro, el estadio de mayor capacidad de la región.

TERMINÁ DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACÁ

Jugar en simultáneo con el Superclásico fue una mala idea para Brown